Una Madre, un pueblo en camino

María de Guadalupe,

Madre de los pueblos que peregrinan en este vasto continente.

 

Te celebramos como bendita junto con todos

los humildes de la tierra

que creyeron en las promesas.

Te celebramos por tu Sí como servidora del Señor,

porque el verbo de Dios encontró en tu vientre el lugar,

la cuna desde donde iluminar a los hombres

en su camino de redención.

 

Te celebramos porque tu aparición en el Tepeyac

inició el camino de encuentro entre dos culturas.

Tu imagen en la tilma de Juan Diego

nos habla de la diversidad hecha riqueza

que nos debe constituir como pueblo fraterno.

 

Dirige tu mirada tierna y compasiva

sobre tus hijos confrontados a veces en forma violenta,

sobre las actitudes y acciones que dividen y excluyen.

Guíanos para que construyamos el proyecto de tu hijo Jesús:

“Que todos seamos uno en el Amor”.

 

Que el diálogo sea el fruto de la aceptación del otro,

con sus ideas y opiniones diferentes.

Que la cultura de la muerte dé paso a la cultura de la vida.

Que levantemos puentes que nos acerquen a los que estamos en camino.

Que las manos entrelazadas, fruto de la amistad social,

sean nuestra ofrenda humilde y sencilla.

Que los valores que nos transmitió Jesús, hechos virtudes

sean nuestro mejor canto de alabanza y gratitud. Amén

 

Oración en preparación a las FIESTAS PATRONALES 2019