Mes de las Misiones

MISIÓN,  es ante todo un encuentro con el otro y, al mismo tiempo, con Jesús vivo y presente en los demás y en mí.

Es llevar y compartir el mensaje de Jesús para que trascienda en cada mujer, en cada hombre.
Es salir de nosotros mismos e ir al encuentro con  ese alguien real, concreto, conocido o desconocido.
El Papa Francisco, en “EvangelIi Gaudium” busca hacernos redescubrir cuestiones esenciales de nuestro ser cristianos:

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría.[i]

Y nos impulsa con renovada fuerza “a una nueva etapa evangelizadora marcada por esa alegría.

Se trata –en palabras de su predecesor Benedicto XVI– de “que la Iglesia renueve el entusiasmo de creer en Jesucristo; reavive la alegría de caminar por el camino que nos ha indicado; y testimonie de modo concreto la fuerza transformadora de la fe”[ii]. Entusiasmo de creer, alegría de vivir, testimonio de la fuerza de la fe. Fe que se hace vida, y así también testimonio. Porque “en la medida en que nos alimentamos de Cristo y estamos enamorados de él, sentimos también dentro de nosotros el estímulo de llevar a los demás a él, pues no podemos guardar para nosotros la alegría de la fe; debemos transmitirla”.[iii]

Dios hace de sus discípulos, apóstoles: quien es alcanzado por la gracia de Dios no sólo es salvado, sino que también se convierte en un instrumento de Dios que contagia la fe, esperanza y amor que ha recibido.

Ese contagio se realiza por el testimonio –todos ven cómo la gracia transforma a una persona, y ven su alegría y la palabra que ilustra lo que los demás ven, y da razón de la propia esperanza –los motivos que lo llevan vivir como vive.

Vivir y comunicar ese amor en nuestra comunidad, es servicio y también, un compromiso.

Cada uno de nosotros  como María, José, los pescadores de Galilea, los discípulos estamos llamados a ser Iglesia y compartir la esperanza  en Jesús con todos, en especial con los humildes, los sencillos, los pobres, los marginados, los sin voz, los que están cansados y oprimido

Si queremos transmitir nuestra fe en Jesucristo, tenemos que contar con un principio metodológico fundamental: que la forma de transmisión sea coherente con el contenido.

La fe cristiana es una cuestión de amor de Dios, salvación, misericordia, plenitud, vida eterna, esperanza, etc. Se trasmite algo que es fundamentalmente amor, verdad, bien; por tanto el medio transmisor debe participar de estos valores.

Se comprende así que la alegría y el entusiasmo forman parte esencial de la transmisión de la fe. No se debería hablar de Dios y de la propia fe sin alegría y sin entusiasmo. Y esto, no por motivos de marketing, sino por esencia: no es una teoría, es una vida de comunión con Dios, que llena la vida.

De manera que habrá que excluir todo lo que contradiga el mensaje: ira, faltas de caridad, enojos, agresividad, crítica, envidia, ofensas, mentiras, discusiones, vanidad, soberbia, etc.

Si se pretende que otra persona entienda el cristianismo, tiene que ver lo que se le explica en quien se lo explica, tiene que ver lo que oye. Lo contrario, sería como pretender  trasladar agua en un colador…

Tal vez… sea oportuno reflexionar sobre:

–                     ¿Cuál es mi misión?

–                     ¿Tendré que empezar la misión, primero en mi corazón, para después transmitírsela a los otros?

–                     ¿Qué necesito yo para estar bien con mi vida y para que la expresión de la alegría venga de una sincera convicción?

–                     ¿Qué necesita mi familia, mi trabajo, mi profesión, mis amistades, mi comunidad para que descubran y reconozcan a Jesús en sus vidas?

Meditar en ello… seguramente nos genere respuestas que se transformen en nuevas acciones, nuevos encuentros, buenas obras que nos permitan hacer misión en nuestro entorno.

Misionar no es propaganda: no nos mueve el afán de popularidad, de conseguir más adeptos. No nos mueve la soberbia de querer que nos den la razón. Nos mueve  el amor, el deseo de que todos encuentren a Dios y, con Él, el sentido de su vida y de esa manera caminar hacia a la plenitud personal, la santidad.

El Papa Juan Pablo II en su visita a la Argentina ya nos decía:” La fe de una Iglesia que no transforma la cultura de su país en valores cristianos no es una fe sumamente madura”.

Dios te ha enviado a este mundo para cumplir una tarea, ya sea pequeña o grande, fácil o difícil…

Desde tu lugar, nuestro lugar ojalá “hagas y concretes tu misión” en la Vida, en la Iglesia y en la Humanidad.

Para algunos,  su misión será “ad gentes”: en  lugares y con personas que aún no conozcan el Evangelio… Para otros, en nuestros ambientes diarios como laicos descubriendo nuevos espacios, construyendo desde el amor, transformando los valores del trabajo, de los vínculos con las personas que nos rodean (familia , amigos , vecinos , compañeros de trabajo, etc.) ; otros, en el compromiso renovado al sacerdocio y a la vida consagrada.

Cada uno es mensajero de Jesús.

Hagamos juntos de cada uno de nuestros ambientes, una verdadera misión y 

de nuestra comunidad, un lugar digno, bello y alegre para vivir entre

hermanos que somos.

                                                                                              Equipo de Medios

 

[i]Papa Francisco, ex. Ap. Evangelii Gaudium, n. 1.
[ii]Benedicto XVI, Audiencia General (17.10.12).
[iii]Benedicto XVI a los participantes en la Asamblea Eclesial de la Diócesis de Roma (5.6.06).

 

.

Invitamos a todos los Adultos Mayores para la Celebración de las 8 y 19 hs. dedicadas especialmente para ellos.

El Papa celebró esta misa ante 40.000 adultos mayores pidiendo una “bendición de una larga vida”
Gran expectativa en la delegación argentina por la “Jornada Mundial de los Ancianos”
El padre Gustavo Antico: “Quisiera que nos devuelva al trabajo buscand…ver más

Buenos Aires (AICA): Para celebrar “la bendición de una larga vida”, el papa Francisco se encontrará este domingo 28 de septiembre con más de 40.000 ancianos de todo el mundo, en lo que será un encuentro de diálogo, celebración y oración que algunos ya se animan a considerar la primera “Jornada Mundial de los Ancianos”. El padre Gustavo Antico, que acompaña a la delegación argentina, habló con AICA acerca de las expectativas de este encuentro y la inspiración “argentina” que tiene esta convocatoria del obispo de Roma. El sacerdote anhela que el encuentro impulse caminos de una pastoral más cuidada y de cara a las necesidades de los ancianos.

Para celebrar “la bendición de una larga vida”, el papa Francisco se encontrará este domingo 28 de septiembre con más de 40.000 ancianos de todo el mundo, en lo que será un encuentro de diálogo, celebración y oración que algunos ya se animan a considerar la primera “Jornada Mundial de los Ancianos”. Como ocurre con todas las grandes convocatorias del Papa, la Argentina estará representada en el Vaticano por una delegación de 70 abuelos y adultos mayores.
La representación de la Conferencia Episcopal Argentina partió hacia Roma con la compañía del padre Gustavo Antico, secretario de la Comisión episcopal de Apostolado Laico y Pastoral Familiar (Celaf) y responsable del Área de Adultos Mayores del Secretariado Nacional de la Familia (Senaf). Antes de embarcarse, el sacerdote habló con AICA acerca de las expectativas de este encuentro y la inspiración “argentina” que tiene esta convocatoria del papa Francisco.
Los abuelos argentinos que estarán en la Plaza de San Pedro el domingo son exponentes de la diversidad de realidades que afrontan los adultos mayores en el país: los hay de la capital, del interior y de la Argentina profunda; hay quienes pudieron costearse el viaje sin inconvenientes, pero también hay quienes vienen de sectores humildes y lograron concretar este sueño por la mediación del mismo Papa.
Entre los invitados personales del pontífice, estará Pedro Ramón Nícola, de 64 años, ordenado por el cardenal Bergoglio y autoproclamado “el primer diácono villero de la Argentina”. Pedro escribió una carta a Francisco, y el obispo de Roma respondió diciéndole que no se preocupe por el dinero. Desde su ordenación, acompaña a los fieles de la parroquia María Madre de la Esperanza, de Villa Lugano.
Para la delegación argentina, el viaje a Roma será en clave de peregrinación, y gracias a algunos contactos, duplicarán el encuentro con el Papa, ya que permanecerán en la Ciudad Eterna hasta la audiencia general del miércoles 1º de octubre. En ambas ocasiones estarán bien cerca del pontífice. Luego viajarán a Asís, para participar de la fiesta de san Francisco, y esperan también visitar Siena.
En la iglesia de Santa Catalina de Siena, su rector, el padre Antico, conversó con esta agencia sobre las expectativas de los peregrinos.
¿Qué hay de cierto en que la “Jornada Mundial de la Ancianidad” es una iniciativa argentina?
– Mucho… pero no la atribuimos a nuestra cuenta. Creemos que fue una moción que el Espíritu Santo fue suscitando en varias partes, y la Conferencia Episcopal Argentina fue una de las primeras en escribir al papa Francisco para pedirle que convoque a los adultos mayores, abuelos y ancianos a un encuentro mundial.
Por conversaciones que tuvimos con el Pontificio Consejo para la Familia, sabemos que ellos estaban pensando en esta convocatoria. Nuestra carta avivó en ellos este deseo, y así avanzamos en el deseo y en la concreción. Luego aparecieron pedidos de otros países que confirmaron el camino.
¿Y cómo se logró el consenso antes de llegar al envío de la carta?
– El Área de Adultos Mayores, que pertenece al Secretariado Nacional de la Familia (Senaf) y esta a su vez a la Comisión Episcopal de Laicos y Familia (Celaf), empezó a pedir un fuerte deseo de escribir a Francisco para que los convocara. En septiembre de 2013 formalizamos el pedido al presidente de la comisión, monseñor Andrés Stanovnik, y él me delegó para escribir un primer borrador de esa carta.
En noviembre, los obispos en asamblea plenaria aprobaron en forma unánime y de muy buen ánimo el envío de la carta. En diciembre, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, escribió a Roma manifestando este pedido. La propuesta llega al mismo Santo Padre, que la recibió con alegría. En lo personal, pensaba que la convocatoria iba a demorar uno o dos años.
El encuentro del Papa con los abuelos coincide con la jornada de oración por el sínodo extraordinario… ¿cómo interpreta este gesto del Papa?
– Me pareció una propuesta muy inteligente y muy sabia. Este encuentro de diálogo y oración con los adultos mayores y el sínodo que va a tratar los temas de la pastoral familiar nos va a encontrar rezando, pero también nos sirve para ir tomando conocimiento de la realidad familiar argentina y también poder alentar el pensamiento de un plan de pastoral familiar orgánico en la Argentina.
¿El crecimiento de la expectativa de vida incita a repensar el lugar de los ancianos en las comunidades cristianas, y en la respuesta que desde la Iglesia se da a la tercera edad? 
– Creo que en la Argentina, en algunas diócesis y desde la Conferencia Episcopal, se alienta la reflexión sobre esta pastoral. Pero esta convocatoria del Papa es un nuevo impulso para madurar nuestra reflexión y nuestra acción concreta con los adultos mayores y ancianos. Los que conocimos al arzobispo de Buenos Aires sabemos que en este tema nos ha señalado la necesidad que tenemos como sociedad e Iglesia de celebrar a aquellos que guardan la sabiduría y el tesoro de nuestro pueblo…
El cardenal Bergoglio solía almorzar cada domingo en el Hogar Sacerdotal del barrio de Flores, donde viven los curitas ancianos…
– Hay una gran audacia en el papa Francisco a escucharlos y abrirnos hacia ellos. Creo que el futuro de nuestro pueblo y de nuestra Iglesia no debería prescindir de la palabra sabia, madura, reposada y orada de muchos hombres y mujeres que han hecho camino perseverante y fiel. No me cabe duda de que esta convocatoria busca darle un impulso a esta pastoral del cuidado de los ancianos.
¿Cómo se imagina el encuentro del domingo? 
– Creo que va a ser como un gran regalo que Francisco y los adultos mayores se van a dar. El Papa ha sabido mirarlos y valorarlos, y aquellos que viajan sin duda van muy animados a su encuentro. Creo que este encuentro es un regalo que Francisco se hace. Va a ser algo que va a disfrutar muchísimo: su rostro, en este tipo de encuentros, muestra mucha consolación y mucha alegría. Ojalá sea un hito que nos coloque en una nueva etapa.
Quisiera que nos devuelva al trabajo buscando caminos de una pastoral muy cuidada y muy de cara a aquellos que guardan el tesoro de la vida. Por eso el Papa habla de la “bendición de una larga vida”. Tenemos mucho que contemplar y escuchar de ellos, en la riqueza de su vida de fe. Nuestra sociedad lo necesita y lo reclama y no lo debe dejar ir.
+

Nuestra casa…

CONVOCATORIA A LA COMUNIDAD

Como sucedió con el proyecto de restauración de los interiores del Templo, la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe ha sido beneficiada nuevamente a través de la Resolución N° 3315-MCGC-12 del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con la aprobación del Proyecto de Restauración de los Órganos Principal y de Eco y el Sistema de Sonido y Video de la Basílica del Espíritu Santo, oportunamente presentado ante el Consejo de Promoción Cultural de la Ciudad.
Se trata de un importante proyecto que demandará el trabajo permanente de más de un año, por parte de profesionales de la ingeniería y restauración de alta especialización. El objetivo del mismo es el de restaurar el esplendor de los órganos de la Basílica y preservarlos para las futuras generaciones, así como modernizar integralmente el sistema de audio con el aporte de nuevos equipos de sonido, como ser: la provisión de nuevas columnas de altavoces, micrófonos inalámbricos, dispositivos portátiles para recepción de audio con traducción simultánea en dos idiomas, sistema de sonido para el atrio, nuevo cableado, consola, entre otros, y la incorporación de un cañón para proyección digital de imágenes y su pantalla desplegable asociada.

El costo de la obra asciende a una cifra que supera el millón de pesos, que será financiado en su totalidad a través del encuadramiento de la Ley 2264 del año 2006, también conocida como LEY DE MECENAZGO.

Como ya hemos informado en anteriores oportunidades, esta ley de la Ciudad, permite que a partir de la declaración de interés cultural de un determinado proyecto (como es el caso del nuestro) por parte del Consejo de Promoción Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, los contribuyentes inscriptos en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, ya sean personas físicas o empresas, pueden acogerse al Régimen de Promoción Cultural de la ciudad, por el cual las contribuciones realizadas pueden ser descontadas de dichas obligaciones impositivas.

En otras palabras, todo contribuyente inscripto en el Impuesto Sobre los Ingresos Brutos, pueden aportar directamente a proyectos culturales autorizados, bajo la figura de patrocinante o benefactor (dependiendo si buscan o no hacer publicidad de su condición de mecenas) siempre que lo deseen y manifiesten su decisión de hacerlo, derivando parte de esos impuestos en forma automática a una cuenta especial abierta ante el Banco Ciudad de Buenos Aires que la Parroquia habilita al efecto. Con este mecanismo, cualquier contribuyente sea persona física o jurídica (empresa) puede ayudar a la concreción de nuestra obra sin que ello le reporte ningún gasto extra, más que el hecho de pagar sus impuestos como lo hace habitualmente.

En virtud que para llevar adelante esta tarea, se hace necesario cumplir plazos de tiempo programados y estrictos, en especial se debe atender la convocatoria a mecenas antes de comenzar el mes de noviembre próximo, es que estamos solicitando a nuestra comunidad, nos acerquen los contactos de potenciales interesados en colaborar con nuestra obra de restauración, quienes podrán ser micro, pequeñas, medianas o grandes empresas, profesionales, comerciantes de cualquier nivel de importancia o personas físicas cuyo único requisito sea encontrarse registrados en el Impuestos Sobre los Ingresos Brutos de la Ciudad de Buenos Aires, para que a través de la Ley de Mecenazgo puedan realizar la obra de bien que significa la restauración del valioso patrimonio de nuestra Basílica.

Solicitamos entonces que quienes nos puedan referenciar estos contribuyentes interesados, se contacten conlos Sres. Héctor GÓMEZ REY (15-4399-1061 ó hgomezrey@jymsa.com.ar)  y Edgardo CEPEDA (15-5810-7896 ó edcepeda@gmail.com), para recibir el material explicativo más concreto y específico sobre el tema y a su vez, hacerlo llegar a los potenciales mecenas.

Muchas gracias por los esfuerzos que puedan realizar en pos de esta obra comunitaria.

Que Dios los bendiga.

       R.P. Osvaldo Gloverdans svd
Cura Párroco
Parroquia N. S. de Guadalupe
   Basílica del Espíritu Santo         

PROYECTO RESTAURACIÓN DE LOS ÓRGANOS 
PRINCIPAL Y DE ECO Y SISTEMA DE SONIDO Y VIDEO
DE LA BASÍLICA DEL ESPÍRITU SANTO

“El Gran Milagro”

Vení a ver la proyección de la película el próximo 25 de septiembre a las 17 hs. en la Basílica del Espíritu Santo (Medrano y Mansilla) .

 
El “Grupo de Profundización de la Fe” de nuestra Parroquia, invita a disfrutar de la proyección de la película “El Gran Milagro”, que tendrá lugar el próximo 25 de septiembre a las 17 hs. en la Basílica del Espíritu Santo (Medrano y Mansilla).
 
No se la pierdan!!! Es un valioso y enriquecedor material que nos ayudará a ser más conscientes del GRAN MILAGRO que Dios hace por  y para cada uno de nosotros en cada Misa.
 
Los Esperamos a todos!!!
 
Equipo de Catequistas de Adultos, Profundización de la Fe.

Horarios importantes

HORARIOS DE MISA

LUNES A SÁBADO 8.00  y 19.00

DOMINGOS 8.00, 10.00, 11.30, 18.30 y 20.00

Confesiones

Media hora antes de cada misa

Para visitar la Basílica

Lunes a sábados 7.00 a 11.30 y de 16.00 a 20.00

Domingos 7.00 a 13.00 y de 16.00 a 21.0

iglesia_de_guadalupe_3