Santos y beatos ARGENTINOS

JOSE GABRIEL DEL ROSARIO BROCHERO

(Cura Brochero)

Fue canonizado el 16 de octubre de 2016 

“La gracia de Dios es como la lluvia, que a todos moja” 
“No somos cristianos por una idea o decisión ética sino por encontrarnos con Jesucristo” 
“Dios es como los piojos, está en todas partes, pero prefiere a los pobres”. 

http://www.padrebrochero.com.ar/


MARIA ANTONIA DE PAZ Y FIGUEROA

(Mamá Antula)

Beatificada el 27 de agosto de 2016

“La paciencia es buena, pero mejor es la perseverancia.”
“La providencia del Señor hará llanos los caminos que a primera vista parecen insuperables.”

http://www.mamaantula.org/ESPANOL.html

¿Misericordia o exigencia?

la-misericordia-por-francisco

por Lic. Marcelo Sinner de Asistencia Psicológica y Equipo de Medios

Vivimos en una cultura exigente en sus valores narcisistas-materialistas.
Se prioriza el tener sobre el ser, con el agregado de la instantaneidad para hacerlos realidad en nuestras vidas “no se puede esperar mucho tiempo “, sino que tiene que ser “ya”.
Obviamente, esta forma de vivir trae sus consecuencias : ansiedad y sobrexigencia en querer cumplir con todo ,que me lleva a estar siempre con mi mente en el futuro y no poder conectarme con mi presente . De esta manera, nunca hay tiempo y espacio para el otro ó los otros , salvo que me sirvan para cumplir con mis objetivos anhelados .
Sino cumplimos con estos mandatos sociales aparece otro sintoma común de nuestra época: la depresión.
Este estado de ánimo se produce al frustrarme por no poder cumplir con las exigencias del medio socioeconómico al que pertenezco. Me lleva a no ser una persona exitosa y por consecuencia, no sentirme perteneciente a mi ámbito de relaciones ,produciendo sensasiones de fracaso y /o desamparo.
Nuestra fe nos ilumina y ayuda a poder vivir mejor en nuestra realidad social desde el concepto evangélico, que nuestro Santo Padre Francisco nos invitó a reflexionar en este año, el de “ Misericordia”.
Misericordia es actuar con corazón compasivo con mi prójimo, tener la actitud pronta a perdonar sus faltas ,nada de sobrexigencias y demandas inalcanzables ,sino la aceptación del otro como es , sin querer cambiarlo .
Ser misericordioso es entrar en la dinámica del amor y salirse de la dinámica de la exigencia, propuesta por la cultura actual.
Solo puedo entrar en esta nueva forma vincular si primero adquiero la actitud de ser misericordioso conmigo mismo:ser tierno, tratarme bien, no enfurecerme contra mi, no sobreexigirme con propósitos sino principalmente -por una vez- tener un corazón para la debilidad y orfandad dentro mio.
Frecuentemente, nos tratamos a nosotros mismos con mucha crueldad. Nos juzgamos cuando cometemos un error. Nos insultamos cuando algo sale mal.
Tenemos dentro de nosotros – diría Freud- un superyó inflexible que juzga todos nuestros pensamientos y nuestros sentimientos, nos castiga cuando no respondemos a sus exigencias. A menudo no podemos superar este superyó,este aspecto exigente interno .
Entonces, necesitamos de las palabras de Jesús en la parábola del Hijo pródigo (Lc. 15 ,11-32) que trae ante nuestros ojos al Padre misericordioso. El padre no expulsa al hijo perdido, sino que celebra con él una fiesta. Él que estuvo perdido, fue nuevamente encontrado, porque él, que estuvo muerto, fue despertado otra vez a la vida. Precisamos un ángel de la misericordia que quite poder al juez que está dentro nuestro y colme nuestro corazón con amor misericordioso.
Solo desde una espiritualidad madura ,donde se genere un encuentro personal en la oración con un Jesús misericordioso, puede nacer un obrar en mi que despierte una actitud amorosa y compasiva hacia el otro .
Jesús no nos exige nada, nos perdona y acepta como somos.Con su amor nos da la posibilidad de empezar de nuevo .
De esta manera, puedo renovar mi confianza en la vida, me puedo equivocar, puedo fracasar pero puedo empezar de vuelta algo mejor.
“Solo el que experimenta sus miserias puede tener una mirada misericordiosa “.
“ Donde está tu Tesoro , está tu corazón “(Mt. 6,22)
Lo más preciado está dentro nuestro y no afuera, es solo cuestión de tomar conciencia y valorar lo que nos hace ser , lo que mejor somos .

por Lic. Marcelo Sinner

Asistencia Psicológica

Equipo de Medios

Tiempo para el encuentro fraterno de los argentinos

Conferencia Episcopal Argentina


Bicentenario de la Independencia Tiempo para el encuentro fraterno de los argentinos Introducción 1. Los Obispos deseamos compartir los sentimientos del pueblo argentino al celebrar el Bicentenario de la Independencia Nacional, el próximo 9 de Julio. Lo hacemos con el mismo entusiasmo que quedó expresado cuando nos dirigimos a todos los hombres y mujeres de la Nación1 en el segundo centenario de la Revolución de Mayo, disponiendo así el espíritu ante un acontecimiento de significativa trascendencia. Estas páginas que ofrecemos son pensamientos que anhelamos compartir para estimular el diálogo desde un hecho histórico que nos dio origen como Nación y que, a su vez, nos interpela a pensar juntos qué país queremos ser. 1 CONFERENCIA EPISCOPAL ARGENTINA, Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad (2010-2016), 14 de noviembre de 2008. En camino al Bicentenario de nuestra Patria y cercanos a celebrar el próximo Congreso Eucarístico Nacional, nos pareció oportuno enviar como artículo del mes la carta reciente de nuestros pastores. La Conferencia Episcopal Argentina advirtió que los desencuentros, la corrupción generalizada, el narcotráfico y el descuido del medio ambiente, son los grandes “males” argentinos, en el mensaje “Bicentenario de la Independencia. Tiempo para el encuentro fraterno de los argentinos”. Este texto nos anima a reconstruir la unidad de la gran familia de los Argentinos y que cuidemos que la casa que compartimos no se resquebraje.


logo_cen_200px.fw

¿MISERICORDIA ò EXIGENCIA?

Charla – Coloquio


“Construir un camino hacia una espiritualidad mas humana”


18 de mayo a las 19.30h

En el salón Parroquial – Paraguay  3901

Por el Lic. Marcelo Sinner – Asistencia Psicológica

– actividad no arancelada –

e-mail : psicologos-parroquiaguadalupe@hotmail.com.ar

Informes 1559324722

Tiempo de Cuaresma …

Cuaresma-camino-en-el-desierto-599x275 … tiempo de recogimiento

Iniciamos este período de 40 días que nos direcciona hacia la reconciliación y sanación de nuestra historia personal, de nuestras relaciones, de nuestra fraternidad y de nuestra filiación divina. La actitud que se espera en este tiempo es de recogimiento. Recogimiento significa sumergirnos en el misterio divino de amor para que transforme nuestra realidad necesitada de Dios. De esta manera, la cuaresma tiene por objetivo hacernos un bien a nosotros mismos. La cuaresma me ofrece la posibilidad de mirarme desde los ojos de Dios y sentirme desde el corazón de Dios

Junto compartamos esta oración para la Cuaresma

Señor Dios gracias por regalarnos este tiempo de cuaresma;

tiempo de mirada interior y de discernimiento;

tiempo de encuentro personal contigo y de reconocimiento del prójimo;

tiempo de reconciliación y de sanación integral.

Jesucristo, acompáñanos en estos 40 días.

Que nos dejemos guiar por el Espíritu al desierto,

que podamos purificar nuestra mirada hacia los demás,

que encontremos en los demás a nuestros hermanos y hermanas,

que tengamos el coraje de crecer en libertad.

Espíritu de Dios, ven a nosotros, inunda nuestro ser,

moldea nuestros corazones,

ilumina nuestras mentes,

infunde en nosotros los sentimientos de Jesús.

Amén

Fuente: “Misericordiosos como el Padre” Celebremos en los tiempos de Adviento-Navidad y Cuaresma-Pascua; Cattáneo Marcelo SVD, 2015, Buenos Aires

Agradecidos y Comprometidos

Nuestra vida es un continuo proceso de ciclos o etapas que se abren y se cierran. Nada acontece sin dejarnos una enseñanza, un interrogante, un motivo para agradecer o pedir perdón, una señal de crecimiento o una llamada de atención sobre nuestra propia humanidad. Es oportuno y necesario celebrar el cierre de cada etapa y predisponernos a iniciar una nueva con espíritu renovado. Celebrar es agradecer, internalizar, apropiarse de lo sucedido y redimensionarlo desde un horizonte más amplio de sentido. Finaliza una etapa, pero no la vida; termina un año, pero no la oportunidad de seguir construyendo. Es por eso que la celebración también brinda un espacio para trascender el ayer y el hoy y, así, volcarnos comprometidos en un mañana abierto, desafiante y esperanzador.
La actitud cristiana al finalizar cada año puede resumirse con un ‘GRACIAS, SEÑOR’; y para iniciar un nuevo año, con la oración ‘AQUÍ ESTOY, SEÑOR’.
Agradecidos unos con otros y con Dios, nos postramos ante el Niño Dios, proyecto divino de plenitud humana, y nos comprometemos, unos con otros y con Dios, en seguir construyendo su Reino entre nosotros.

Equipo de Medios
Parroquia Guadalupe